martes, 8 de octubre de 2013

Gachas de mosto














Hola de nuevo. Después del parón del verano hoy quiero reanudar la actividad del blog con una receta muy típica y antigua de mi pueblo, Montilla, tierra de vinos de tinaja y vinos finos. La variedad de uva que tenemos aquí para elaborar nuestros vinos es la Pedro Ximénez.
Las gachas de mosto son un plato tradicional que se hacían antiguamente en casi todas las casas de Montilla y son un  postre que dura muchísimo tiempo en buen estado (se van endureciendo un poco pero siguen igualmente ricas).
Cuenta mi padre que mi abuela Rosario siempre ponía un plato de gachas con un cuchillo en una mesita de la galería de entrada a las habitaciones, y que conforme iban subiendo para acostarse tanto mi abuelo como mis tíos y mi padre, iban cortando un pedacito de gachas y se iban a la cama con este postre en la boca.....seguro que tenian dulces sueños.

Ingredientes:
-5 tazas de Mosto reducido
-1 taza de Harina corriente
-1 cucharadita de postre de Ajonjolí
-1 cucharadita de postre de Matalahuva
-1 cucharadita de café de Clavo molido
-Almendras crudas al gusto

Preparación:
Lo primero que tenemos que hacer es poner a reducir el mosto hasta que se quede en la mitad (si tenemos dos litros, lo tenemos que dejar hervir hasta que se quede en un litro).
Mientras tanto, ponemos aceite en una sartén y freímos las almendras a fuego suave y moviéndolas constantemente para que no se quemen ya que amargarían. Las sacamos cuando estén doradas levemente porque la almendra conserva mucho el calor y sigue friéndose un poco después de sacada del aceite. Las ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Una vez que el mosto ha reducido, y según la cantidad que queramos hacer, ponemos en una olla 5 tazas de mosto (da igual el tamaño de la taza, lo importante es la proporción de 5 a 1) por cada taza de harina. Antes de echar la harina en el mosto, cogemos un poco y lo ponemos a hervir un ratito con el ajonjolí y la matalahúva para que suelten todo el sabor. Lo colamos y lo volvemos a echar a la olla. Yo también puse una poquita más de matalahúva entera.
Añadimos el clavo molido y lo ponemos al fuego removiendo constantemente para que no se peguen. Las dejamos hervir hasta que espesen y en ese momento añadimos las almendras fritas y les damos una vueltecita.
Las echamos rápidamente en los platos y adornamos con más almendras fritas.
Yo esta vez las hice en la themomix, y una vez reducido el mosto, programé 10 minutos a 100º y velocidad 3.