domingo, 9 de mayo de 2010

Bizcocho cebra


Este bizcocho queda muy vistoso, aunque para mi gusto un poco seco, así, que aunque no lo he puesto en los ingredientes, lo regué con un poquito de almíbar. Tengo que decir que cuando lo horneé, quedó con copete en el centro, de modo que lo puse a enfriar boca-abajo para que se quedara planito, y lo conseguí,, aunque creo que por ese motivo me quedó un poco apelmazado. Pero el resultado visual fue bastante bueno.
También se puede hacer sustituyendo el queso mascarpone por nata espesa.
Lo cubrí con chocolate, aunque perfectamente se puede presentar tal cual sale del horno.
Ingredientes:
-150 g de azúcar
-3 huevos
-Una tarrina de queso mascarpone de 250 gr.
-3/4 de medida de la tarrina de queso mascarpone, de aceite de girasol
-250g de harina
-6 cucharadas soperas de cacao en polvo (yo puse 4 de cacao puro)
-1/2 medida de la tarrina de queso mascarpone, de leche
-1 sobre de levadura royal.

Para la cobertura:
-200 ml de nata
-200 gr. de chocolate negro
-75 gr. de mantequilla

Preparación:
Batir los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos.
Agregar el aceite, el queso mascarpone y la leche y mezclar hasta lograr una masa homogénea.
Unir la harina con la levadura y tamizar. Ir añadiendo la harina mezclada con la levadura a los huevos y el azúcar.
Separar la mezcla en dos partes y a una de ellas añadirle el cacao en polvo. Mezclar bien. Añadir leche a poquitos hasta conseguir la misma textura que la masa blanca, ya que al echarle el cacao, se pone más densa.
Poner dos cucharadas de la mezcla blanca en el centro del molde. A continuación dos cucharadas de la mezcla de cacao en el centro de la mezcla blanca y así sucesivamente hasta acabar con ambas mezclas.
Hornear en horno precalentado a 170º durante 40-50 minutos.

Para la cobertura de chocolate:
Poner la nata en el vaso de la thermomix y programar 5 minutos 100º velocidad 1, cuando comience a hervir, sin parar la máquina pero sin temperatura, echar el chocolate en trocitos por el bocal para que se vaya derritiendo. Una vez derretido, agregar la mantequilla y con cuidado vaya aumentando la velocidad para que quede todo bien mezclado, esta preparación la tiene que poner sobre el bizcocho cuando aún esté caliente, ya que es la forma de que quede toda la superficie lisa.