sábado, 29 de agosto de 2015

Croquetas ligeras de zanahoria

















Unas croquetas ricas y diferentes, ideales para que los niños coman verdura, y además se la comen muy a gusto, porque al menos a los míos les han encantado. Os aconsejo, si las hacéis, que las rebocéis dos veces, ya que al ser tan tiernas, así haremos que no se rompan al freir.
Os dejo la preparación tanto en Thermomix como de manera tradicional. 
Ingredientes:
-250 gr. de zanahoria
-1 cebolla mediana
-55 gr. de harina
-300 ml de leche
-30 gr. de aceite de oliva virgen extra
-Sal, pimienta, nuez moscada
Para el rebozado:
-Harina
-Huevo batido
-Pan rallado

Preparación en Thermomix:
Ponemos las zanahorias en el vaso de la Thermomix (peladas y en trozos) y programamos 5 segundos, a velocidad 5. Retiramos del vaso y reservamos en un bol.
Sin lavar el vaso, ponemos la cebolla partida en cuartos y programamos 5 segundos, a velocidad 5. Con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas.
Añadimos el aceite y programamos 7 minutos, temperatura varoma y velocidad cuchara.
Incorporamos la zanahoria reservada y programamos 10 minutos, temperatura varoma y velocidad cuchara.
Agregamos la harina y programamos 5 minutos, temperatura varoma y velocidad 1.
Echamos la leche, un poco de sal, un pellizco de pimienta y una pizca de nuez moscada. Programamos 8 minutos, temperatura 100º y velocidad 1.
Vertemos en un fuente de cristal pequeña o plato hondo, alisamos la superficie con una espátula y ponemos papel film transparente sobre la masa para que no se forme costra. Reservamos en en frigorífico durante un mínimo de cuatro horas.
Formamos las croquetas, las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado. Yo aconsejo pasarlas dos veces por el huevo y el pan rallado.
Las freímos en abundante aceite bien caliente. Dejamos que escurran el exceso de aceite sobre papel absorbente de cocina. Servimos inmediatamente.


Preparación tradicional:
Pelar y rallar con un rallador la cebolla y las zanahorias y reservarlas por separado.
En una cazuela o en una sartén honda echar el aceite. Cuando esté caliente, añadir la cebolla rallada y un poco de sal. Rehogar durante 15 minutos hasta que esté transparente. Incorporar las zanahorias ralladas y un poco más de sal y sofreir 10 minutos más.
Añadir la harina y mantener al fuego sin dejar de remover 2 minutos. Apartar.
Incorporar poco a poco la leche, removiendo con varillas y llevar de nuevo al fuego. Añadir la pimienta y la nuez moscada. Remover hasta que la mezcla esté espesa y se comience a separar de las paredes de la sartén. Verterlo en una fuente, tapar con film, enfriar y dejar en la nevera 4 horas. El resto como en la preparación con thermomix.