viernes, 28 de agosto de 2015

Tarta de panna cotta y sandía


















Tenía muchas ganas de hacer esta tarta tan fresca que vi en el blog de Kanela y Limón, claro que a Cristina le salió muchísimo más bonita que a mi. Tuve una serie de contratiempos con la decoración y no quedó como yo quería, pero lo importante es que estaba muy buena. Como me sobró masa, hice dos, una grande y otra pequeña.
 
Ingredientes:
Para la masa de base:  
-250 gr. de harina
-100 gr. de azúcar glas
-80 gr. de mantequilla blanda
-1 huevo mediano
-Una pizca de sal 

Para la panna cotta:  
-600 ml. de nata
-200 ml. de leche
-150 gr. de azúcar
-El interior de una vaina de vainilla
-Una pizca de sal
-8 hojas de gelatina

Para la decoración:
-Gelatina de sandía 

-Bolas de sandía

Preparación:
Comenzamos preparando la base, y para ello mezclamos todos los ingredientes o bien con las manos o con ayuda de un robot de cocina hasta formar grumos que uniremos (sin amasar) formando una bola de masa que estiraremos entre dos papeles de horno. Colocamos la masa en el molde o moldes previamente untados de mantequilla y lo guardamos así en la nevera para que la masa se endurezca. Tenemos que asegurarnos de que no queden agujeros en la masa, ya que si no se saldrá luego la panna cotta. Podemos ponerle todos los "parches" que sean necesarios.
Mientras tanto, preparamos la panna cotta y para ello lo primero que haremos, será hidratar las hojas de gelatina cubriéndolas durante 10 minutos de agua fría. El resto de los ingredientes los llevamos al fuego hasta alcanzar la ebullición y en ese momento, incorporamos la gelatina (que ya estará hidratada), escurriéndola bien y la mezclamos hasta su completa disolución. Una vez la crema lista, la colamos para que nos quede más fina. Reservamos hasta enfriar.
Precalentamos el horno a 180º C y horneamos la base, en la que habremos colocado un peso (encima de papel vegetal) para que no suba durante la cocción. En 20/25 minutos estará lista o hasta que veamos que ya está dorada.
Una vez la panna cotta fría, pero antes de que cuaje, la volcamos sobre la base que tendremos también fría y llevamos a la nevera hasta que termine de cuajar por completo (Unas 2 o 3 horas). Yo antes de volcar la crema sobre la base, derretí chocolate blanco y puse una fina capa en la base para que hiciera de aislante y no se reblandeciera al entrar en contacto con la panna cotta.
Para la decoración, tan solo tendremos que poner una fina capa de gelatina y las bolas de sandía encima. Dejar en la nevera hasta el momento de servir. 

Yo usé gelatina de sandía de marca Royal, pero es mucho mejor hacerla con el zumo que va soltando la propia sandía al hacer las bolas.
Para ello ponemos a calentar (en el microondas mismamente) 25 ml. de jugo de sandía y le añadimos 2 hojas de gelatina (hidratada y escurrida previamente). A continuación incorporamos 100 ml. más de jugo, removemos bien y colocamos una fina capa sobre la tarta.